El Impacto de la Tributaria en los Restaurantes Franquiciados

EL IMPACTO FISCAL A LOS FRANQUICIADOS FRENTE AL IMPUESTO AL CONSUMO CON LA ACTUAL REFORMA TRIBUTARIA – LEY 1819 DE 2016 / Edición No. 89 de la Revista la Barra.

La última reforma tributaria (Ley 1819 de 2016) introdujo cambios relevantes al Impuesto al Consumo que afectan a los restaurantes que involucran actividades bajo franquicias, concesiones, regalías, autorizaciones o cualquier otro sistema que implique la explotación de intangibles, lo cual afecta la estructura del IVA que se venía manejando.

Anteriormente, las franquicias operaban y contribuían bajo el esquema general del IVA, lo cual evitaba sobrecostos por el IVA pagado en la adquisición de insumos o servicios, que representan un buen porcentaje de los costos de operación, lo cual se traducía en una formula equilibrada para los restaurantes franquiciados. Contrario a lo expresado por el Gobierno, al gravarse a las franquicias de restaurantes y bares con el Impuesto al Consumo, éstas no podrán descontar el IVA pagado y le deberán dar el tratamiento fiscal de mayor valor del costo o gasto del bien o servicio, que afectará los precios, dado que el prestador buscará trasladarlo al consumidor final.

Por ende, y con la actual reforma tributaria estructural, se entiende, que solo por el hecho de operar bajo franquicia, concesión, regalía o similares, los pone en igualdad de condiciones frente a restaurantes y otros tipos de negocios de alimentos que no funcionan bajo dichos esquemas.

Sin más, el Impuesto al Consumo es un tributo monofásico que se traslada íntegramente al consumidor, por lo cual serán los consumidores los que tendrán que asumir el impacto tributario, ya que el prestador del servicio no puede descontar el IVA por los insumos, arrendamientos o regalías, lo cual se neutralizaba al cruzar los créditos por sus compras con los débitos por sus ventas.

Esto se configura como una medida desfavorable para el sector, ya que se genera un sobrecosto que afecta el margen de ganancia de las compañías, que para llevar a cabo su actividad adquieren en su mayoría insumos gravados con el IVA, lo cual se traduce inclusive en la disminución del recaudo, en virtud que el IVA descontable implicaba que no hay  mayores costos en el Impuesto Sobre la Renta, los cuales reducen la utilidad y en consecuencia, la carga tributaria y la recaudación en el ámbito Nacional es mayor, situación que ya no sucederá bajo el esquema del Impuesto al Consumo.

Finalmente, gravar servicios comunes con impuestos asociados a productos y servicios con otras condiciones, puede provocar una disminución en la inversión de la actividad económica desarrollada por las franquicias de restaurantes y bares, ya que cuando éstas operaban bajo el régimen del IVA tenían un mayor control que garantizaba una mejor estructura tributaria, transparencia y neutralidad, mientras que el actual esquema de consumo va en detrimento de la realidad económica del sector, afectando de esta manera la libertad e igualdad de empresa, esto ya que con la actual reforma tributaria se ha creado un régimen más gravoso para una franquicia o concesión en el sector alimentos.

Visto esto, la recomendación es que los restaurantes franquiciados evalúen la cadena de valor, verificando cada una de las etapas en la cadena de comercialización de bienes y servicios, revisando de este modo los activos, funciones y riesgos asociados y a su vez, evalúen la posibilidad de diferir impuestos, sin que se configure como un abuso tributario.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s